sábado, 22 de agosto de 2009

NIÑOS CON NECESIDADES ESPECIALES

NUEVO ENFOQUE PARA NIÑOS CON NECESIDADES ESPECIALES

EL JUEGO CIRCULAR

El desarrollo de los niños históricamente se ha basado en ver cómo evolucionan las distintas áreas de su desarrollo: la cognición, el lenguaje, la motricidad, y lo social.
Cuando se encuentra alguna dificultad intervienen distintos especialistas (médicos, psiquiatras, fonoaudiólogos, psicólogos, psicopedagogas, terapistas ocupacionales y psicomotricistas) dependiendo de cuál o cuáles áreas se encuentran afectadas y en qué etapa del desarrollo se lo ubica al niño al momento de evaluarlo.
Existen muchas miradas, tantas como especialistas, que intervienen en el tratamiento. Desde Piaget, basados la mayoría, en que el desarrollo cognitivo comanda e impulsa el desarrollo de las otras áreas.
El proceso tradicional que se realiza para aquellos niños con trastornos del desarrollo o niños con necesidades especiales ha consistido en una evaluación y un posterior diagnóstico por parte de un psiquiatra o neurólogo infantil, que encuadre en la categoría del nomenclador del manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV) (Trastornos generalizado del Desarrollo –TGD). En algunas oportunidades se demora el diagnóstico y los tratamientos esperando que se cumplan algunos indicadores. Entonces se realiza un diagnóstico mucho después de que fueron detectados los primeros síntomas.
En esta perspectiva una vez que se tiene el diagnóstico, los tratamientos tienden a mejorar las áreas que se encuentran con dificultades.
En la década de los 90 Stanley Greenspan, psiquiatra infantil con reconocida experiencia en temas de desarrollo en los niños/as, presenta un cambio paradigmático en la evaluación de estos niños/as y en el tratamiento de los mismos. Crea un nuevo modelo DIR ® y la terapia Floortime (TM) o Juego circular: centrado en que “es el rol de las emociones y los intereses naturales que han demostrado ser esenciales para las interacciones de aprendizaje que les permiten a las diferentes partes de la mente y del cerebro trabajar juntas y construir sucesivamente niveles más altos de capacidades emocionales, sociales e intelectuales”. Según Greenspan, “el área afectiva (socio-emocional) es el área que comanda el desarrollo de las otras áreas, priorizando esta área sobre el área cognitiva”
Además este nuevo enfoque les da a los profesionales y padres la posibilidad de armar un tratamiento específico para cada niño, de manera de poder ir ajustando sus propias fortalezas y desafíos únicos.

LIC. ALEJANDRA PASCUAL
Psicóloga

VOLVER A LA PÁGINA PRINCIPAL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada